Buscador

Traductor

La Renga en Tucumán: La furia de la bestia rock

La banda liderada por Chizzo cerró la gira de Algún Rayo en San Miguel.


29 canciones. 16.000 personas. 180 minutos de rock. Ese fue el resumen numérico del recital de La Renga, en San Miguel de Tucumán el pasado sábado por la noche.

El grupo liderado por Chizzo Nápoli, y secundado por, Tete, Tanque Iglesias y Manuel Varela volvió a movilizar a Los Mismos de Siempre, que llegaron de los lugares más lejanos de la Argentina.

La Renga llegó hasta el norte para presentar su último trabajo Algún rayo, en la última fecha de su gira megalómana a través del país, Uruguay y Chile, que debió ser suspendida en respuesta a la tragedia que debió atravesar la banda durante el año pasado. "Buenas noches, Tucumán. Teníamos muchas ganas de volver al Norte para sentir el calor de esta gente", dijo el líder del trío de Mataderos, recién después del segundo tema, "Tripa y corazón". 

El show estaba previsto en esta provincia hacia mediados del 2011 cuando comenzara la promoción del disco, interrumpida por la lamentable muerte de Miguel Ramírez, un viejo seguidor de La Renga quien con 32 años, sufrió el impacto de una bengala en el rostro y falleció tras 10 días de agonía. "Quiero dedicárselo a la memoria del Keko", dijo Chizzo ante su gente.

La luna tucumana acompañó durante toda la noche. "Canibalismo galático", fue el tema de apertura para este show que no fue difundido (como quería la banda) ni por cartelería callejera, ni por publicidad en los diarios de la provincia.

La explosión llegó con "Detonador de sueños"; "Lo frágil de la locura" y "El final es en donde partí" fueron otros clásicos infaltables. Y además de los temas nuevos ("Poder", "Lunáticos") no faltaron "Negra es mi alma, negro mi corazón" o "El rito de los corazones sangrando". Para el final, "Hablando de la libertad", marcó el comienzo de la madrugada tucumana mientras Chizzo dejaba en claro su postura en contra de la minería a cielo abierto y ponía fin a esta etapa signada por el dolor, sí, pero también por los tantos rocanroles: la furia de la bestia rock no se acaba nunca.

Por Ramiro Rearte (desde Tucumán) 

Fuente: Rolling Stone Argentina / Foto: Ayrton Bertini.

Seguir CGCWebRadio por Correo Electrónico