El Vuelo de la Grulla: "Este no es un kiosco ex Piojos para salir a facturar"

El baterista Roger Cardero sigue presentando Metamorfosis, el primer disco del proyecto que reconfigura su pasado de estadios a través de un power trío con ascendencia grunge.


Los que se creían capaces de predecir el devenir artístico de todos los integrantes de Los Piojos, después de su explosión definitiva en mayo de 2009, la tuvieron bastante fácil hasta que llegó el turno de Sebastián "Roger" Cardero. El baterista, último entre sus compañeros en reaparecer -esto es: Pity Fernández con La Franela, Tavo Kupinsky entre Revelados y Las Pelotas, y Ciro arremetiendo junto a los Persas y diseñando un esquema de estadios capaz de cuidar la mayor parte del botín de su ex banda-, se descolgó con El Vuelo de la Grulla, un grupo oscuro y rasposo conformado junto a su hermano Fernando en bajo y Guillermo Cudmani en guitarra y voz (ambos ex integrantes de Audire). Así, bajo el aparente diseño de un power trío convencional, se descubre una interesante búsqueda de sonido -guiada por Pablo Romero de Árbol- que fuerza los lugares habituales de un formato reducido, cruzando rock setentoso y grunge en Metamorfosis, su primer álbum editado a finales del año pasado; trabajo que volvieron a mostrar en vivo ayer en el Tratro Vorterix junto a Científicos del Palo y Eruca Sativa.

"Estuvo muy bien para despejar la cabeza, me hizo muy bien volver a estar activo", dice hoy Roger, el mayor de los Cardero. "Teníamos que estar muy seguros de lo que sacábamos, por eso también laburamos mucho. Más teniendo en cuenta que, por la carrera de cada uno de nosotros, sabíamos que iba a estar la mirada puesta en lo que íbamos a hacer".

¿Implicó mucho trabajo diseñar la banda y alcanzar este sonido?

Roger: Estábamos empezando a descubrirnos como instrumentistas los tres, más allá de que nos conocíamos, pero no tocando juntos... Creo que lo que tiene un primer disco es que podés empezar a buscar y no parar más, ¿entendés? En este caso, la tocada de los tres, más el aporte de Pablo Romero, hizo que haya tanta volada para un primer disco. Ahora ya estamos empezando a estacionarnos un poco, a calmarnos y a encontrar cada uno su sonido personal en la banda. En el momento de hacer Metarmofosis a eso todavía lo estábamos definiendo.

¿Fue una decisión el hecho de ser trío o fue una circunstancia inicial?

G. Cudmani: No, en ningún momento se nos pasó por la cabeza ser un cuarteto o un quinteto, más que nada porque los tres necesitábamos una formación que nos permitiera irnos, cada uno poder tocar más. Acá tenemos mucho espacio para desarrollarnos dentro de nuestros instrumentos. Y aparte está esa cosa que genera el trío, del volumen, del power, que te lleva a un lugar de intensidad rockera que por ahí la necesitás para que se termine de armar la pasta musical de la banda.

Pasaron sólo cinco meses desde que se formaron hasta que empezaron a grabar el disco, ¿cuál fue la urgencia?

Roger: Creo que no hay mejor forma de mostrar lo que estás haciendo que mediante un disco. Tocamos mucho, hicimos muchos shows durante el año, desde esa primera fecha en Groove de noviembre del 2010. Y creo que como primer disco lo que se logró fue una identidad de banda muy interesante. No fue una cosa hecha a propósito, salió de esa manera. A Pablo Romero le gustaron mucho los temas y los laburó a morir con todo lo que él sabe como productor. La verdad que es un tipo muy jugado, se arriesgó bastante. Porque con una banda que es muy nueva, que saca su primer disco, hace falta generarle una identidad, y eso siempre resulta lo más difícil.

F. Cardero: Fue una cosa tan natural como mágica; de un día para el otro estábamos armando un proyecto para adelante. Él venía del final de Los Piojos, nosotros de una relación extraña con Audire y de repente explotó una bomba y estábamos los tres preparando un disco. Cuando las cosas se dan así hay que darles bola.

¿Cómo respondieron los seguidores de Los Piojos, siendo el proyecto que menos se le parece?

G. Cudmani: El público que venía escuchando a Seba en Piojos recibió muy bien el hecho de que sea honesto, porque esto no es un kiosco ex Piojos para salir a facturar, sino que estamos haciendo la música que queríamos hacer. Él era el que más se podría haber puesto kiosquero en decir "vengo de este grupo, hago algo similar así tengo más público". La verdad que eso no muchos lo hacen y creo que la gente lo captó. Desde ese lugar, si bien a algunos les puede gustar más o menos, todos aceptaron muy bien la propuesta sincera.

¿Y cómo se vive el salto de los shows masivos a esta actualidad en formación?

Roger: Es volver a encontrarse en donde uno arrancó. Yo estoy empezando de nuevo, así que no lo veo como algo ilógico. No voy a pretender tocar como está tocando Andrés. Él tiene la posibilidad de hacer eso por una cuestión casi lógica, de tener muchos temas en su repertorio de Los Piojos, de ser su voz...Yo como otras personas que me acompañaron en mi banda anterior, estamos presentando proyectos nuevos y tocando en la circunstancias que esto lo amerita. Con nuevas canciones, con nuevos integrantes. La verdad que no extraño la dimensión de lo anterior, fue algo que ya hice. Aunque me gustaría llegar a eso, sí, pero desde el lugar en el que estoy ahora.


Fuente: RollingStone Argentina
Foto: Web.
Video: YouTube.

Seguir CGCWebRadio por Correo Electrónico