Los 100 grandes guitarristas argentinos: del 50 al 69

Tercera entrega del listado: María Gabriela Epúmer por Charly, Tanguito por Leo García, Carca, Bocón Frascino y más; opiná. 

 HÉROE ANÓNIMO. Ulises Butrón renovó el sonido de la guitarra en el rock nacional en los años 80 con Metrópoli.

50. Daniel Raffo
La guitarra de blues eléctrico tiene en Daniel Raffo a uno de sus mayores referentes argentinos. Especialista en jump, Raffo comenzó emulando a los británicos Eric Clapton y Peter Green, pero luego pasó a los imprescindibles T-Bone Walker y B.B. King (que continúan siendo sus mayores influencias), para desembocar en los exponentes más modernos de este estilo, como Ronnie Earl y Duke Robillard. Su trabajo puede apreciarse en múltiples facetas: al frente de King Size, la banda que lidera desde 1988; en sus conciertos homenaje a B.B. King; como invitado en grabaciones y en vivo de variados exponentes del blues local (Adrián Jiménez, La Mississippi); acompañando a bluesmen estadounidenses que han visitado el país (Billy Branch, Eddie Kirkland, Eddie C. Campbell, Phil Guy, entre muchos otros); en trío junto al armoniquista Luis Robinson y el cantante de la Mississippi Ricardo Tapia; y a través de su sostenida labor docente. En cualquiera de estos formatos, puede apreciarse su amplio comando del idioma blusero, con un fraseo limpio y de sabor jazzy, múltiples recursos, buen gusto y técnica refinada.


51.María Gabriela Epúmer por Charly García
No recuerdo exactamente cuando conocí a María Gabriela: de lo que sí estoy seguro es de que recién la terminé de descubrir cuando ya llevaba un tiempo tocando conmigo. Si tuviera que definir su estilo diría que era versátil: se movía con comodidad en el folk pero también era muy funky, y al mismo tiempo era rockera, sucia y brasilera. Comparada con guitarristas anglosajones, era una mezcla: un poco de Joni Mitchell, un poco de Keith Richards y otro poco de Larry Carlton.


Desde que se incorporó a mi banda, los músicos fueron y vinieron, pero ella siempre siguió a mi lado. Más allá de lo que pudiera aportar desde lo técnico, tenerla en el grupo era una garantía de feminidad, rigor, pop y competencia. Conocía los temas de memoria, pero además tenía momentos de lucimiento especial, como en casi todos las de La hija de la lágrima y en "Cerca de la revolución". Sus discos como solista también eran buenos: como compositora era muy agradable, pero siempre me gustó más tocando conmigo. La seguiría eligiendo siempre: María Gabriela era un Ford Falcon.



52. Pino Marrone
Se dice que después de ver en vivo a Crucis en 1975, Charly García decidió terminar con Sui Generis y avanzar hacia el rock progresivo (de hecho, terminaría produciendo el álbum debut de Crucis). Dentro de un esquema de exactitud y notable habilidad instrumental, la guitarra de Pino Marrone sobresale como la púa acerada que marca la velocidad y los climas cinematográficos que el cuarteto creaba en sus largas improvisaciones. Adorador de Jimi Hendrix, Johnny Winter y Wes Montgomery por igual, puso al rock y el jazz en tensión como parte de un trip para partir el cielo. Sus solos sobre las orquestaciones de Aníbal Kerpel formaban la nave elegida por muchos durante las peores épocas de la última dictadura militar. "Abismo terrenal", esa sinfonía de la evasión incluida en Los delirios del mariscal, todavía suena a carrera loca a bordo de un Fender Pro Reverb conducido por un pibe de 20 años. Tras el final de Crucis, Pino se radicó en Los Angeles, especializándose en jazz, y se dedicó a la enseñanza (parte de esa tarea docente puede rastrearse en la revista Guitar Player).  




53. Tavo Kupinski
"Cuando entré al secundario, Tavo estaba en quinto año y durante las horas de clase escuchaba a Stevie Ray Vaughan y Johnny Winter en su walkman. Sacaba los yeites y, en los recreos, me los mostraba con una criolla al revés, porque era zurdo", recuerda su hermano Matu Kupinski, guitarrista de Los Umbanda y Tamarisco. Tavo Kupinski (1974-2011), primera guitarra de Los Piojos, aportó su pulsión tanguera al grupo liderado por Andrés "Ciro" Martínez, tanto en la melancólica "Gris" como en esa melodía piazzolliana zigzageante -en sincro con las gambetas del Diego- de "Maradó". Pero también creó riffs memorables ("Cruel") y baladas conmovedoras ("Sudestada"). Su arco de influencias iba desde Albert Collins y Brian Setzer hasta Peteco Carabajal y el Chango Farías Gómez. "Era una fuente inagotable de música", dice Matu. "Tenía mucho estudio, ensayo y sabiduría. Usaba todo el mástil de la guitarra para tocar y no se le acababa nunca. Tenía un estilo propio, y por eso logró lo que todos los guitarristas buscamos: que en dos compases sepas que esa que suena es su guitarra."




54. Carca
Si hay algo que termino de convertir a Carca en un ícono de la escena, más allá de su sentido de la estética y su presencia en el escenario, fue cómo incorporó el linaje del rock nacional a la arrogancia del glam y el swing blusero más primitivo. "Al lado de Edelmiro Molinari, los White Stripes quedan como unos caretas", decía el actual multiinstrumentista de Babasónicos que, al igual que Pappo, otro de sus ídolos, es autodidacta. Durante su infancia, también fue seducido por el bajo y la batería, pero "lo histriónico del frontman, ese perfil de guitar hero, no me lo daba ningún otro instrumento". Su desprejuicio lo llevó a reivindicar a sus antecesores locales en una época en la que no era cool hacerlo y a forjar un personaje desfachatado capaz de mezclar el rock con la electrónica (nutrido por su experiencia como dj), y de explorar en discos consecutivos las raíces del blues en castellano (Carca, 98) y el glam rock más hedonista (Nena, 99). Carca tiene una curiosidad voraz, o, en palabras del propio Edelmiro: "Sos demasiado mujeriego con las guitarras: las tuviste todas".




55. Fabio Rey Pastrello
En Los Brujos, emparejaba el salvajismo que proponían los riffs de su ladero, Gabriel Guerrisi. "Usaba mucho la técnica de octavas, generando melodías alternativas", explica Fabio. "En cuanto a los solos, cada uno buscaba un matiz diferente". Luego llegó la sofisticación de San Martín Vampire y ese modelo de elegancia que se quedó en un solo disco (Debut y despedida): sonido retro, estilo surf music, algo que también estaba muy presente en Los Brujos. En Adicta, hizo foco en las rítmicas, "utilizando la técnica de mano derecha del funk". La síntesis aparece en Fanfarrón, proyecto personal y refugio para internarse en las raíces folclóricas, primero con la guitarra eléctrica enfocada en las melodías ("en ese momento, desarrollé una técnica de púa y dedos conocida como fingerpickin'") y, más acá en el tiempo, volvió a la criolla y su horizonte clásico, pero con sutiles efectos de distorsión. Zamba, bossa nova, dub y chacarera, algunos de los modos de un notable guitarrista criado en la escuela de la diversidad que integran, entre otros referentes de la región, Gustavo Cerati, Jorge Cafrune y Eduardo "Gato" Alquinta (Los Jaivas).




56. Ulises Butrón
Ulises Butrón fue uno de los primeros en atreverse a desafiar la tradición blusera del rock argentino y explorar, a través de sonidos procesados, pedales y efectos, el lenguaje del post-punk. Integró la primera formación de Soda Stereo y Metrópoli, con Isabel De Sebastián; formó parte de las bandas de Miguel Mateos y Fito Páez, y grabó en el disco Privé de Luis Alberto Spinetta. En los 90, llegó al éxito al frente de La Guardia del Fuego, grabando "El amor es más fuerte" para el film Tango feroz. Se mantiene vigente como sesionista y productor, y está por editar su segundo álbum solista.




57. Bocón Frascino
En la noche de Spinetta y las Bandas Eternas, Osvaldo "Bocón" Frascino se dio un gustazo: un solo de 55 segundos, exquisito y a puro swing, en "Me gusta ese tajo". Después de décadas de ser reconocido como "el bajista de Pescado", por fin podía tocar en la banda el instrumento al que dedicó toda su vida. Hoy sigue adelante con Engranaje, el grupo fundado por Pappo y bautizado por Javier Martínez en 1969. "Cuando lo escuchás tocar, te lleva directo al sonido de los 70. Y eso me encanta: son los clichés del rock y el blues que todos tocamos, pero que en él suenan diferentes", lo describe Fabio Rey.




58. Tito Losavio
El último disco de Man Ray, Larga distancia (1999), es un muestrario de la versatilidad y calidad técnica de Tito Losavio como guitarrista: electro-rock, folk, bossa, valsecito criollo, pop, reggae, country o grunge, nada le resulta ajeno. Integró Los Twist, produjo a Cuino Scornik y a Palo Pandolfo, armó un trío con Gringui Herrera y Federico Gil Solá."Es un músico, no un violero", dice Miguel Zavaleta, con el que integró Titanic. "Con Tito, los acordes siempre suenan llenos." Multiinstrumentista, compositor y productor, hoy lidera Electrofreek.




59. Héctor Starc
Héctor Starc suele contar con orgullo que, como Botafogo, dejó una novia cuando ésta le planteó: "La guitarra o yo". Amigo de bromas y zapadas de Spinetta en los 70, coleccionista obsesivo, fanático de la Gibson Les Paul, miembro de Trieste, Aquelarre, Tantor y guitar hero de B. A. Rock, comenzó a tocar en La Cueva apadrinado por Pappo, y Billy Bond lo bautizó como "Bola de Ruido" por su amor por la distorsión. Gran conversador y fuente inagotable de anécdotas de nuestro rock, Starc dice: "Cuando una guitarra acopla, se mueve la madera y te retumba en el estómago. Es como un orgasmo y quien no toca, nunca podría entenderlo".




60. Arito Rodríguez
Hasta 2011 guitarrista de Viticus, Ariel "Arito" Rodríguez se encuentra temporalmente alejado de la música. Tras su salida, la banda perdió no sólo a uno de los violeros de rock más destacados de la escena local, ponderado entre los más telentosos por muchos colegas, sino también a uno que sobresalía por la "escena" y el look a la hora de tocar. Sus héroes de la guitarra son Jeff Beck y Johnny Winter. Su amplitud de onda va del Carpo de Pappo's Blues al de Riff. Además de sobresalir con su instrumento en "El gallo" y "La perra de mi mujer", también dejó su registro vocal en la emblemática "Crossroads" y grabó con su propio grupo, La Percanta.




61. Valentino
En la segunda mitad de los 90, Juan Miguel Valentino emergió de los Funky Torinos como un guitarrista con buena muñeca para los riffs y un wah-wah lleno de groove. Pero al frente de Valentino Jazz Bazar, sorprendió con la recreación de la técnica del pulgar de Wes Montgomery. "Pasé trece años tocando con púa y distorsión: mis ídolos eran Santana, Blackmore y Lennon. Pero después me encontré con millones de violeros que hacían lo mismo sin que nadie aplicara la técnica troglodita, tosca y cálida de Wes", decía en 2002. Pity Alavarez, entre otros, lo invitó a tocar en sus shows.




62. Felipe Staiti
Conocido como el "Steve Vai mendocino", Felipe Staiti tocó el cielo con las manos el día que conoció a su mentado colega. "Fue uno de los momentos que más disfruté de mi carrera, cuando el destino me puso en un concierto de Vai y le enseñé a tocar «La cumparsita». Pensaba: «¿Estaré soñando?»", contó en una entrevista. Ritchie Blackmore y Jeff Beck también integran su Top 5 personal. Al frente de los Enanitos Verdes, su guitarra fue una de las que ayudó a modelar y expandir lo que más tarde sería conocido como "rock latino".




63. Tanguito por Leo García
Tanguito y su guitarra son todo. El es el ejemplo de cómo hacer eso: imaginar una banda de rock y hacerla realidad con la criolla y la voz. Me tomé el tiempo de investigar sus rasgueos, sus acordes abiertos, esos que hace en temas como "Yo no pretendo", "Amor de primavera" o "Sutilmente a Susana". Es genial, porque construye una arritmia con disonancias y las disonancias son la armonía del futuro, o si se quiere, la vanguardia. Creo que sus influencias reales vienen de la música negra, del blues negro. Es el primero de todos, el que tuvo la esencia del rock generando electricidad como si fuera energía solar.


Tanguito me dio la libertad de creer y no depender; es decir, poder hacer y tocar música tan sólo con una guitarra, sin depender de una banda u otros elementos. Escuchar su música me remite a tantas cosas que no es posible encasillarse teniendo sus influencias. Registra sonidos a lo Kurt Cobain que no existían en su época. O incluso de los Sex Pistols, cuando el punk era inimaginable. La vanguardia es así y Tanguito es vanguardia sin electrónica ni experimentos, simplemente vanguardia de la calle, de la vida cruda, de la realidad opresiva de su tiempo. Entonces, qué más que un artista sin destino alguno: sólo la eternidad sin lugar.



64. Gringui Herrera
La velocidad con la que Gringui Herrera incorporaba diferentes estilos hasta tocarlos de manera natural hizo que varias figuras del rock nacional lo reclutaran para sus giras: Raúl Porchetto, Fito Páez y, sobre todo, Andrés Calamaro, su amigo inseparable. "Lo de Gringui está más cerca de una virtud divina que del entrenamiento", dice Calamaro, refiriéndose a la versatilidad de Herrera. "Podíamos tocar un bolero, un tango, un blues.". Fanático de Steely Dan, compositor de "Tristeza de la ciudad", con apenas un disco solista (Tu imagen sigue allí, de 1985), su leyenda crece a la sombra de quienes decide acompañar.




65. Tommy Gubitsch
Desde los últimos dias de Invisible, poco y nada se supo del guitarrista precoz que había dejado su marca en las canciones de El jardín de los presentes. Una gira europea, junto con el octeto electrónico de Astor Piazzolla, obligó a Tommy Gubitsch a refugiarse en París luego de denunciar los crímenes de la dictadura. La ausencia no borró algunas de las mejores líneas de guitarra de cosecha nacional: un sonido urbano que cruzaba tango, jazz y rock. En Francia, armó grupos de tango y tocó junto a grandes como Steve Lacy (saxofonista de Monk), Grappelli (violinista de Django Reinhardt) y Naná Vasconcelos, además de explotar la composición de música contemporánea.




66. Tery Langer
El set de guitarras, pedales y equipos de Tery Langer rankea bien alto entre los más completos y sofisticados del nü metal criollo. Sin embargo, a la hora de darle forma al material de Carajo, todo ese arsenal queda de lado. "Tengo una viola para componer, una Jackson vieja: fue mi tercera guitarra. Tengo feeling con ésa", justifica. Estudioso de la música, es egresado del Conservatorio Municipal Juan Pedro Esnaola. El punteo agudo y sutil de la intro de "Sacate la mierda", seguido por el estallido de distorsión que abre el campo para el estribillo, sintetizan su capacidad técnica e inteligencia armónica.




67. Matías Cipiliano
Nacido en Montevideo, Matías Cipiliano se abrió paso en el blues de este lado del charco como guitarrista estable, desde 1999, del clásico reducto El Samovar de Rasputín, ubicado en La Boca. "Matías es un guitarrista de la sangre nueva del blues, tiene un gran futuro", dice Rafael Nasta. "Estudió el género, lo conoce: está encaminado a encontrar su propio estilo." Con Ronnie Earl entre sus principales referentes, grabó y tocó con Juanse y Cristina Dall de las Blacanblus, entre otros. En 2006 debutó con Matías Cipiliano & La Dynamo, su actual proyecto.




68. Eduardo Rogatti
"El gordo" Rogatti fue un guitarrista dúctil, capaz de amoldarse al repertorio de Baglietto, León Gieco o Peteco Carabajal, tocar rock progresivo con Bubu en los 70 y hasta de vestirse con enterito rojo y amarillo para una breve reinvención en los 80 de Los de Fuego de Sandro. "Me hice en el Winco, escuchando y sacando los temas de oído", dijo él para explicar la versatilidad que lo caracterizó durante toda su carrera. "Transitaba diferentes terrenos musicales y se adaptaba con velocidad, swing y sensibilidad", recordó Emilio Del Guercio tiempo después de su muerte en 2003.




69. Sergio Alvarez
"En algunos solos me hace acordar a [el guitarrista británico de jazz y rock progresivo] Allan Holdsworth, con un sustain infinito, plasticidad en el sonido y una deformación de las notas a partir de la palanca", explica Franco Fontanarrosa, bajista y compañero de Alvarez en la agrupación La Mujer Barbuda. Alvarez, guitarrista de Panza, es un instrumentista virtuoso y ecléctico, conocedor del jazz, el rock, el tango, la música clásica y contemporánea, y su estilo es una síntesis personal y filosa de todos esos lenguajes musicales. "Sergio es un artista que se expresa con la guitarra", concluye Fontanarrosa.




Mirá los puestos anteriores.

Fuente: RollingStone Argentina.
Foto: Charlie Piccoli.
Videos: YouTube.

Seguir CGCWebRadio por Correo Electrónico