Barilari: “en este disco fui bastante egoísta”

Adrián Barilari lanzó su cuarto material solista “Barilari 4″ que, si bien mantiene el estilo de su antecesor “Abuso de poder”, logra un sonido modernoso y la fusión de canciones melódicas y temas acústicos con letras oscuras, muy potentes.


“Barilari 4″, parece sencillo interpretar el por qué del nombre…

Adrián – En realidad, tiene una relación totalmente distinta a lo que mayormente piensa la gente. Si vos miras con detenimiento la tapa del disco vas a encontrar que hay elementos como una carta natal y símbolos. Eso tiene que ver un poco con lo que yo pretendía mostrar en el disco, es una cuestión muy personal y la carta que se ve es una carta mía.

El 4 en la numerología encierra un montón de situaciones y tiene mucho que ver en la concreción de eventos que uno se propone.

En este disco fui bastante egoísta, lo que hice fue pensar mucho en hacer un disco para mí, sin mirar el resultado. Por eso no hay una relación entre un tema y otro, acá te vas a encontrar con una balada, con un tema totalmente alternativo donde cantó Fernando Ruiz Díaz, en otro canto Marcelo Corvata de Carajo y en otro tocó Fernando Scarcella.

Las canciones fueron pensadas primero para que nos gustaran a nosotros, específicamente a mi, y después me di cuenta que le empezó a gustar a la gente y que no estaba tan equivocado. Que tenía que ser egoísta de alguna manera.

Justo se dio en este momento y con este disco puntualmente

Adrián – Se fue dando y parece que logramos de alguna manera lo que estábamos buscando hacía tiempo con la producción, que era tener un disco que superara musicalmente a “Abuso de poder” y creo que en muchos aspectos lo hizo. Fue todo un desafió en cuanto a lograr un sonido más moderno y traerlo al 2012.

“Abuso de poder” fue un disco netamente oscuro con connotaciones políticas y en este disco me encontré en una etapa diferente por eso salió más divertido quizás. No pierde peso, tiene muchas canciones y habla un poco de lo que yo hice en estos últimos diez años. Tratar de lograr homogeneizar y afianzarme en lo que es la carrera solista. Fue el desafió quizás más representativo que tuvo la empresa que trabaja conmigo que son esta serie de músicos y productores y la verdad que fue muy emotivo poder hacerlo.



¿Cómo fue el proceso de grabación?

Adrián – Yo siempre trabajo de forma parecida, en principio me junte con Guillermo De Medio, que fue el productor del disco anterior. Empezamos a jugar un poco con ideas que tenía y melodías que yo tenía en la cabeza. En un mes nos juntamos seis o siete veces y nos encontramos que teníamos ocho o nueve proyectos de maquetas y dijimos “Bueno, acá hay material, empecemos a trabajar”. Eso, más todo lo que podían sumar Julián Barrett y Pit Barrett con ideas, llegamos a tener casi 20 canciones.
Entre el proceso de creación, grabación, mezcla y salida del disco nos llevo casi seis meses, pero fructíferos porque fueron seis meses de búsqueda, reconocimiento, de encontrarnos unos con otros, compartir ideas, trabajar, descartar y empezar de nuevo. El desafío de la producción artística fue lograr un sonido nuevo, moderno y potente. En “Barilari 4″ está bien marcada esa diferencia y creo se logró sin perder la identidad.

Elegir el camino solista te permitió trabajar de una forma más prolija y relajada al momento de componer y producir tus discos?

Adrián: Si, yo no me propongo hacer un disco. Creo que los discos hay que hacerlos cuando salen y cuando existe algo en el grupo que empieza a sentirse y notarse. En algún momento determinado nos cruzamos con Guillermo y me dijo “Che tengo algunas ideas que quiero que escuches”, pero no estábamos hablando de hacer un disco. Nunca me pasó que me dijeran “tenés que hacer un disco sí o sí”. Pueden pasar un año, dos o tres, mayormente pasan dos años. Quizás yo me empiezo a preocupar inconscientemente y ahí es donde surgen ideas, pero la verdad es que no hay presión.

Habiendo pasado varios meses del debut del disco ¿Cómo viste la devolución de la gente?

Adrián: La devolución la vi el día del estreno en La Trastienda, había salido el disco hacía un mes y 800 personas terminaron cantando el 90% de las canciones. Digo 90 porque alguna quedó afuera y yo estaba asombradísimo, porque a 30 días de haber salido, la gente la cantaba de punta a punta. Entonces esa respuesta me dio la pauta de que íbamos bien y así sucede en cada show y en cada recital.

Uno tiene la impresión en el primer show donde pone toda la expectativa para ver qué pasó y lo que pasó fue fabuloso. Gente cantando, saltando y se sabían todas las letras.

El disco tiene la característica del Hard Rock modernoso y en algunas notas mencionas que te basás mucho en lo que piensan los jóvenes y en bandas de la última década como Foo Fighters…

Yo siempre busco cosas nuevas y escucho Foo Fighters porque me gusta, también Nickelback. He escuchado mucho Ochenta y sigo escuchando bandas como ACDC y Deep Purple, pero no me quiero quedar con eso. Necesito todo el tiempo reinventarme, hacer cosas nuevas y en lo posible provocar en los chicos de 17, 18 ó 20 una reacción distinta. Sé que pasa con el rock de los ochenta y ya lo conozco, pero el desafió a mi me gusta. Poner algún tema alternativo o quizás un tema de corte industrial.

Creo que ahí esta la clave de la renovación constante que vos lográs con 20 años de carrera.

Adrián: Si, y también tiene que ver con la gente con la que te rodeas. Mi productor tiene 20 años menos que yo y obviamente escucha otras cosas. Los músicos también son más chicos que yo y creo que ahí es donde surge un poco el hecho de poder variar y poder ponernos de acuerdo en lo que queremos abordar. Cuando vos tenés una idea fija obviamente te vas a mantener en eso y no está mal si el resultado es bueno, pero en mi caso no compongo solo. Siempre me rodeo de gente que me ayuda y tiene buenas ideas (en lo posible). Si alguna no encaja la manejamos entre varios, pero no termino de descartar todo yo ni tener yo la última palabra.

La música te da la posibilidad de poder elegir y abordar distintos caminos. Los resultados después dirán si está bien o está mal.

Hay mucho trabajo de equipo más allá de lo solista…

Adrián: sí, yo me muevo como un equipo y gracias a Dios logré un equipo de gente que ahora puedo decir después de seis, siete años “quiero quedarme con este equipo porque estoy cómodo”. Encontramos la forma y hay una formula de trabajo que funciona. Me parece que ahora, después de muchos años, puedo decir “estoy feliz con lo que vengo haciendo y con la gente que tengo”.

Hacer discos es una experiencia distinta, nueva y si bien uno queda conforme con lo último que hace porque siempre te preguntan: “che ¿estás contento con tu último trabajo?”. Uno siempre está contento pero lo bueno es poder a través del tiempo sostenerlo. Escuchar el disco, como me pasa hoy, y decir “Qué bueno que quedó este tema o aquél tema”.

¿Cuál es tu balance del año 2012?

Adrián: Para mi el 2012 empezó en marzo/abril y hasta ahí venía demasiado calmo para mi gusto. Lo único que yo tenía en la cabeza en ese momento era la composición y lo que podía llegar a surgir por esas fechas con esta propuesta discográfica. A partir de marzo/abril, Rata empieza una carrera ascendente en cuanto a shows así que eso me subió a una avalancha de conciertos. Ya estaba encarando el disco mío con una inminente salida en junio así que me tuvo preocupadísimo el hecho de llegar con los tiempos. Logramos llegar, sacamos en disco y se me suma a mi una serie de presentaciones con “Barilari 4”, así que desde esa fecha no paré hasta ahora.

Entre sacar un disco, presentarlo, venir con shows por Latinoamérica, Argentina y terminar presentando con Rata un Lawn Tennis cerrando 25 años, la verdad que no me queda nada para quejarme. Todo lo contrario: el balance es 90% positivo, y no te digo 100 % porque los primeros tres meses fueron de incertidumbre. Realmente estoy muy feliz con lo que se hizo en estos últimos meses.

¿Qué proyectos tenés para el año que viene?

Adrián: En enero tengo un par de fechas con Rata y quiero irme de vacaciones. Necesito cerrar una puerta y volver con otra pila para encarar el año como se debe. Seguramente va a empezar en febrero/marzo y obviamente tenemos que balancear cómo va a ser encarado el año junto con la producción (que es mi producción y la de Rata Blanca) para ver si el año que viene vamos a tener disco nuevo o no, porque va a depender mucho de lo que nosotros busquemos y encontremos como propuesta, así que todavía tengo que pasar un par de etapas para poder pensar.

Fuente: Nancy Hougham (www.rock.com.ar)
Foto: Web
Video: YouTube 

Traductor